Cine ruso: ¿cómo fueron sus inicios?

El cine ruso se dio a conocer para el año 1896, sólo unos meses después de que los hermanos Lumière crearan el cinematógrafo. Sin embargo, estas presentaciones solo se trataban de pequeñas sesiones. Las verdaderas producciones no llegaron sino hasta 1908, causando un gran impacto positivo en el país. Las proyecciones cinematográficas se volvieron tan populares en Rusia, que ya para 1913 existían más de 1400 salas de cine en todo el territorio.

Vera Jolódnaya fue una de las grandes actrices que marcaron la historia del cine en la época. Por otro lado, La dama de picas y El padre Sergio, basadas en obras de Pushkin y Tolstói, fueron de las más importantes de la historia del cine prerrevolucionario.


El cine ruso y su rápido avance

Según Vladimir Lenin, comunista y líder de la revolución bolchevique de 1917, el cine ruso, junto a la radio, eran los medios de comunicación más importantes e influyentes del país. Esto se debe a que la mayoría de la población de ese entonces era analfabeta.

Posteriormente, el mismo gobierno creó una escuela especialmente para las personas interesadas en aprender técnica y actuación. En esta institución se presentaron varias obras maestras que son estudiadas en la actualidad en las mejores escuelas de cine del mundo.

El director más famoso de toda la historia cinematográfica rusa es Serguéi Eizenshtéin. Su obra, El acorazado Potemkin, es una de las más importantes, no solo en la historia de Rusia, sino en el legado del cine a nivel mundial. Gracias a las técnicas que se utilizaron, muchos otros directores y productores se inspiraron para llevar a la pantalla grande solo lo mejor.

En la actualidad, el cine ruso se ha llevado un gran reconocimiento internacional, ganando varios premios en los festivales más importantes, como el de Venecia y Cannes.

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo