Curiosidades De Vladimir Putin: Aspectos que no conoces del líder ruso

El día de hoy conocerás algunas curiosidades de Vladimir Putin, el enigmático líder ruso que ha llamado la atención de todo el mundo, y no solo en el ámbito político. El presidente de la Federación Rusa se ha convertido en uno de los personas más importantes y destacados del siglo XXI.


Cuando se trata de una figura publica siempre surgen algunas preguntas como qué hace en su tiempo libre, qué le gusta comer, sus intereses, su infancia, entre otras características. Cuando se refiere a Putin, hablar de estas curiosidades resulta bastante controversial, pues este nombre es tanto aclamado como odiados por muchos.



Curiosidades de Vladimir Putin


Ama los animales


El mandatario ruso es muy fanático de sus mascotas. Tiene perros grandes y le encanta sacarlos a pasear, e incluso llevarlo consigo a importantes eventos políticos. De hecho, algunos comentan que lo hace para asustar a los demás líderes mundiales.


Tiene 2 hijas


Poco se habla de la vida personal de Putin, sin embargo, este tiene 2 hijas, de las cuales se desconoce totalmente de su vida. Cursaron sus estudios universitarios bajo nombres falsos, no se sabe ni sus profesiones ni su país de residencia. Sin embargo, algunos asumen que viven en Rusia.


Es aficionado de los deportes


Cuando era joven, alrededor de los 18 años, el líder político practicaba judo, de hecho, ganó el cinturón negro. Hasta la actualidad sigue asistiendo a eventos relacionados al deporte, además de practicarlo. Lo considera como una filosofía de vida.


Aprendió en las calles de San Petersburgo


En Leningrado, actualmente San Petersburgo, este personaje vivió en repetidas ocasiones el crimen callejero. De todas estas experiencias le quedó una lección: “La calle de Leningrado me ha enseñado que cuando el altercado es inevitable, hay que golpear primero”. Esta frase la he repetido en algunas entrevistas y refleja en sus acciones como líder.


Entre otras curiosidades resalta que, aunque aún está aprendiendo a manejar el inglés, habla alemán perfectamente fluido, es cristiano ortodoxo, era espía de la KGB y, de hecho, le encantan las novelas de espionaje.